Educacion Infantil

Educación infantil

La etapa de Educación Infantil comprende desde los 3 hasta los 5 años y supone una gran oportunidad para establecer sólidamente los cimientos sobre los que construir y desarrollar su aprendizaje posterior. Priorizamos el aprender haciendo, la adquisición de hábitos, la creatividad y la estimulación.

En nuestro colegio consideramos que los niños de estas edades deben tener la posibilidad de una experiencia exitosa en cuantos ámbitos curriculares se aborden en la etapa – y que éstos, a su vez, deberán ser lo más amplios, variados y flexibles posible. De esta forma adquieren tanto las competencias como la actitud proactiva necesaria para enfrentarse a nuevos retos. Por este motivo, enfatizamos la creación de un entorno estimulante, donde poder explorar de forma segura es la mejor garantía de contribuir a su aprendizaje y desarrollo futuro; a la vez de una cuidada estética que facilite la sensibilización por otros valores vitales como la alegría, la armonía y el bienestar.

Por este motivo las enseñanzas de Educación Infantil hacen referencia a un conjunto muy extenso de actividades diseñadas para promover el desarrollo físico, intelectual, social, y emocional del niño, y en el que está siempre presente la formación en Valores con los que se compromete la Misión del Colegio Filipense.

Ayudamos a los niños a desarrollar sus habilidades de comunicación, de aplicación del concepto numérico, de uso de las tecnologías de la Información, trabajo en equipo, resolución de problemas y mejora de las destrezas y competencias personales, como parte integral del currículo que ofrecemos.

Además, el Colegio de Educación Infantil enfatiza de manera muy especial el desarrollo de habilidades relacionadas con la toma de decisiones a través de la exploración y el aprendizaje socio-afectivo con el fin de incrementar de manera consciente la inteligencia emocional del niño y hacerle capaz de identificar sus propias emociones y de hacer uso de ellas de forma positiva. El pilar fundamental del desarrollo de todas las competencias es la meditación. Es a través de la meditación, iniciada en esta etapa, como se crea el ambiente propicio para que se puedan trabajar el resto de competencias.

En concreto, los objetivos educativos de esta etapa comprenden mejoras en el procesamiento de información, razonamiento inductivo y deductivo – que incluye tanto la definición como la resolución de problemas así como la anticipación de consecuencias – el pensamiento creativo, y la evaluación de competencias propias y ajenas con el fin de que se sientan más capaces y generen más confianza en sus propios juicios y valoraciones.

Objetivos, todos ellos, que deben de estar centrados en:

•              Facilitar que nuestros niños y niñas estén mejor preparados para un mundo plural, global e interactivo,

•              desde el máximo respeto por sus capacidades, ritmo y personal desarrollo evolutivo,

•              en un ambiente en el que se sientan profunda y genuinamente queridos, respetados y aceptados

… puesto que estas son las condiciones que permiten el verdadero y correcto desarrollo del singular talento existente en cada uno.